lunes, 8 de febrero de 2010

Ermita mozárabe de San Baudelio de Berlanga

'En ocasiones, las mayores sorpresas nos esperan en los lugares más insospechados. Eso es, precisamente, lo que ocurre con la apartada y aparentemente modesta ermita de San Baudelio de Berlanga, en Soria'.
[Javier García Blanco: 'Ars Secreta', Editorial Espejo de Tinta, S.L., 2006]

video

11 comentarios:

KALMA dijo...

Hola! Sin duda, en ocasiones las mayores sorpresas te la dan sitios modestos, pequeños... ¡Qué belleza las pinturas! ¡Tan valiosas! Sabes que una parte de las pinturas se encuentran en el Prado, junto con las de "Vera Cruz" Maderuelo, imagino que sí. Un abrazote.

juancar347 dijo...

Hola, bruja. Suele suceder que sitios, pequeños o modestos en apariencia, suelen guardar en su interior auténticas sorpresas. San Baudelio es uno de esos sitios, un centro espiritual de primera clase en su día, expropiado por traficantes y víctima de la pasividad gubernamental y su tardanza en reaccionar. Vi en el Padro las que se cambiaron por el ábside de la iglesia de Fuentidueña, junto a la réplica de la ermita de la Vera Cruz. Afortunadamente, éstas últimas no nos las robaron. Un abrazo

Iconos dijo...

Habrá que programar un viaje a Nueva York para ver el original... Hasta entonces, nos tendremos que conformar con la maravilla que nos muestras. Tu video me ha absorbido completamente. Y es cierto lo que decís sobre las cosas aparentemente más simples: lo más complicado es que la sencillez albergue en su interior un belleza tan inmensa. No me canso de ver las pinturas una y otra vez. Muchas gracias.

Iconos dijo...

Esta cabeza... olvidé añadir: la música, también maravillosa.

juancar347 dijo...

Hola Iconos. Creo que no sería capaz de entrar en The Cloisters. Me daría mucha rabia, sólo pensar en el robo tan descarado que se nos hizo y que luego, para recuperar apenas una ínfima parte, nos dejáramos engañar por segunda vez entregando las pinturas del ábside de la iglesia de San Martín de Fuentidueña. Consuelo de tontos, pero a pesar de los pesares, prefiero seguir acudiendo a San Baudelio y mal que bien, intentar imaginarme el esplendor que tuvo un día. Un abrazo

Iconos dijo...

Yo, con tal de ver el original, sería capaz de tragarme los sapos!. Mal se hizo, es cierto, aunque también es verdad que en aquel momento la legislación era inexistente. Lo peor es que no sé si aprendimos demasiado de aquel desastre.

juancar347 dijo...

No sé qué decirte, Iconos, salvo que el expolio no está, en mi opinión, tan severamente castigado como debiera. Sí es cierto que se toman medidas en virtud del valor del tesoro hallado (caso Odyssey), y aunque ahora no es tan fácil, aún existen lagunas jurídicas y apaños indecentes (caso coleccionistas egocéntricos y millonarios/contratación de ladrones internacionales como Erik el Belga) que campan por sus respetos. Si a eso se añade el absentismo gubernamental...

Syr dijo...

Un precioso y completo reportaje del que me ha impresionado el juego con la luz que has captado en las breves horas que ilumina el recinto y, sobretodo, la imagen resplandeciente de la paloma invertida con la complicidad del rayo de sol que traspasa el vano.

Sin duda, esta es otra forma de verlo a aquella otra en que estuvimos.

Salud y románico

juancar347 dijo...

Hola, Syr. Siempre que voy a San Baudelio, lo veo de diferente manera. La última que estuve (mejor dicho, que estuvimos) no vi la ermita, pero sí el entorno. ¿Puedes creer que durante unos momentos las parameras actuales se tornaron por aquél antiguo bosque de olmos que ocultaban la ermita? La luz y la sombra, ese eterno juego de seducción, suelo buscarlo casi siempre. A veces la casualidad quiere que llegue en el momento oportuno, y aunque no lo parezca, ese momento y esa foto, bien valen el desplazamiento. Un abrazo

Baruk dijo...

Cada vez que he entrado ahí me han temblado las piernas... serán las corrientes telúricas???


Besines

**

juancar347 dijo...

Es posible. De aquí, lo único que puedo decir es que, cuando estaba a punto de iniciar mi aventura subterránea en las cuevas, llegaron más visitantes y el guarda al final me negó el acceso. Pero es una experiencia que tengo pendiente. Un abrazo