lunes, 12 de abril de 2010

Olcoz: Iglesia de San Miguel


'¿Cómo hacer hablar a esas bocas de piedra?. ¿Cómo conseguir que nos revelen por qué esta portada se repite, especularmente invertida, en el cercano pueblecito de Olcoz?', -se preguntaba Rafael Alarcón Herrera -licenciado en Historia del Arte, investigador y escritor, entre otras muchas virtudes- refiriéndose a la portada de la ermita de planta octogonal de Santa María de Eunate cuando, allá por el año 1986, escribió para la posteridad el que sería uno de los grandes clásicos que sobre el Temple, el Simbolismo Iniciático y el Camino de Santiago, se han editado en este país: 'A la sombra de los templarios'.
Oficialmente, se fecha la portada en el siglo XII; y, sin embargo, como dice el título de la canción de Suzanne Ciani que acompaña al vídeo -'Timeless'- y dado su extraordinario estado de conservación, resulta atemporal, como si ese simbolismo labrado con esmero en la piedra, que, según la leyenda, desplegó bien el maestro templario henchido de orgullo, bien el misterioso y anónimo cantero natal, perteneciera a un universo paralelo que se encuentra separado tras el abismo dimensional pero insoslayable de un espejo de cristal. Esto es una licencia poética, desde luego, pero la idea original es ésta: las portadas de Santa María de Eunate y de San Miguel de Olcoz, son gemelas, pero invertidas.
Si bien es cierto que existen numerosas teorías en cuanto al significado de tan curioso y desconcertante simbolismo, lo cierto y evidente es que, a día de hoy, nadie ha sido capaz de decir la última palabra al respecto, aplicable, como es lógico, a ambas portadas.
Tampoco, que yo sepa -recalco esto último- y al contrario que en la cercana ermita de Eunate, parece haber algún tipo de conexión con el Temple, si exceptuamos lo descrito en la leyenda y la hipotética identificación con un miembro de esta milicia crística, que algunos autores observan en el caballero con capa y fídula, cuyos detalles se aprecian en toda su extensión en la portada de San Miguel.
Cercano a Eunate, aunque fuera de las guías oficiales y apenas señalizado, el pueblecito de Olcoz se elva sobre un pequeño altozano desde el que se aprecia un paisaje en el que predominan el monte bajo y los pequeños valles de prados de eríneos colores y tierras de labranza.
De la iglesia original levantada en el siglo XII, aproximadamente al mismo tiempo que la ermita de Santa María de Eunate, apenas ha sobrevivido nada, si exceptuamos la portada. El edificio fue prácticamente modificado en toda su extensión, durante los siglos XVII-XVIII, por lo que resulta poco menos que imposible saber qué forma tenía en realidad y qué otras posibles referencias podían relacionarla con Eunate.


6 comentarios:

KALMA dijo...

Hola de nuevo! Esta vez ¡¡¡La disfrutaste!!! Qué bonita y bien conservada la portada de Olcoz, como dices Eunate es impresionante ¡Única! Pero su portada no se mantiene y a muy pocos kilometros y avisa ¡Sin cártel que indique el pueblo! Se encuentra esta iglesia, sin ningún tipo de ornamentación, casi sin "interés", ni aparece en guías (que se lo digan a Ojazos licenciada en Historia, que como no estaba en la guía de románico, pues...) y tan maravillosa, Rafael Alarcón Herrera hizo muy bien refiriéndose a esta gran olvidada y tú haciendo esta entrada, figura, por figura.
Abrazotes.

juancar347 dijo...

Es verdad, bruja. A nosotros nos costó algún trabajillo dar con el lugar porque, en efecto, no encontramos carteles que nos indicaran la dirección de este pueblecito tan cercano a Eunate y Puente la Reina. Ya tenía ganas de poder contemplar a placer la portada gemela e invertida de ésta. Con el aliciente de que, al haber estado tapiada durante muchos años, se ha conservado en perfecto estado. A veces las guías, por soberbia o falta de espacio, quién sabe, no adjuntan todo lo que deberían. Un abrazo

Iconos dijo...

Una vez más "ciertos olvidos" han salvado los tesoros. Creo, amigo Juan Carlos, que no había visto antes unos relieves tan peculiares. Me recuerdan a ciertas esculturas anteriores, de influencia etrusca, o quizá griega. Si el gran historiador no supo -o pudo- dar respuesta a su pregunta, no seré yo quien se atreva a hacer ninguna conjetura. En cualquier caso no creo que sea una casualidad. Abrazos.

juancar347 dijo...

Hola, Iconos. Fue precisamente Rafael quien el verano pasado en Puentedey, me dedicó uno de sus libros, con la siguiente frase que, creo, viene al pelo en este tema: 'lo importante no es conocer todas las respuestas,sino conocer y comprender bien las preguntas'. Eunate y Olcoz son un completo enigma; y tan importante es conocer los símbolos (te comento que hay investigadores que tienden a ver en ellos representaciones estelares, constelaciones, etc)como indagar en la gran pregunta: ¿quién y porqué?. Y sobre todo: ¿hacia dónde se orientaba la portada de Olcoz?. Yo desde luego, no tengo las respuestas, pero sí muchas preguntas que espero ir desarrollando y sean de interés. Un abrazo

Alkaest dijo...

Un silencio, bien escuchado, nos dice a veces muchas más cosas que mil palabras atropelladas...
Y el silencio de los "expertos", de los "historiadores ortodoxos", de los "doctos académicos", respecto a este extraño fenómeno de las "portadas espejo", es tan elocuente como una enciclopedia.

Disfruté mucho de poder compartir con vosotros este misterio, y léase la palabra "misterio" en su sentido más puro y noble.
Porque, con templarios o sin templarios, aquí hay "Misterio", sí, con mayúsculas.

Salud y fraternidad.

juancar347 dijo...

Ya lo creo que lo hay. Y es cierto, a veces el silencio es sumamente elocuente. Por alguna razón, Olcoz y San Miguel parecen mantener obstinadamente a raya a todo aquél que quiera acercarse más de la cuenta. No obstante, y a pesar de pasar poco menos que desapercibido, aún se pueden encontrar pequeños indicios que tal vez no signifiquen nada o que, por el contrario, constituyan alguna pista interesante. Espero poder aportar algún detalle, aunque sea rescatándolo de los viejos clásicos de Plaza & Janés...