domingo, 7 de abril de 2013

El Santuario de Nª Sª de Estivaliz



'Aunque, en general, parece que los celtas se adaptaron y asimilaron el espíritu de los lugares donde se hallaban, durante siglos de vida errante, hay una serie de deidades específicamente celtas que tienen conexiones en el espacio o en el tiempo con el culto de la Virgen Negra'. (1)
 
Poco más de un kilómetro es la distancia que separa a Argandoña y su interesante parroquial dedicada a la figura de una no menos interesante santa -Santa Columba (2)- de uno de los santuarios marianos más relevantes y emblemáticos de la provincia de Álava: el de Nª Sª de Estivaliz. Un lugar en el que, por si al visitante le quedara alguna duda, se siente la permanencia -a pesar de encontrarse convenientemente maquillado de Cristianismo ortodoxo, sobre todo después de las acciones llevadas a cabo por San Martín Dumiense contra los que él denominaba veneratore lapidi (3)- de una figura primordial, todavía muy presente en la memoria colectiva de numerosos pueblos, y en particular, en este recóndito vergel histórico-cultural que es Euskalerria: Mari, la Gran Diosa Madre. De hecho, la imagen románica que aquí se venera -aparte de la figura en forma de busto de San Prudencio, Patrón de la provincia- tiene esas características de Virgen Negra, que señala las peculiaridades especiales del lugar. Un lugar, cuyo telurismo posiblemente conocieran esas culturas pretéritas, incluida la celta, de las que aún queda alguna huella en forma de esos monumentos funerarios -según la opinión generalizada, con la que, particularmente, no termino de estar de acuerdo- que son los dólmenes. O al menos, la reproducción de alguno de ellos, que nos señalan -vuelvo a insistir- el carácter eminentemente sagrado del lugar desde tiempo inmemorial. Con tales antecedentes, no sería en modo alguno extraño, intuir la presencia de una orden de monjes-guerreros y también místicos -al menos, en los capítulos más selectos de la organización- que, de alguna manera y a juzgar por los lugares donde acostumbraban a asentarse, se erigieron en guardianes y custodios de la Antigua Tradición: los templarios, cuyo padrino, San Bernardo de Claraval, se sabe que era un devoto de este tipo de imágenes y a la vez un ferviente observador de la Naturaleza -como los antiguos druidas- parte de cuyo interés o pasión dejó de manifiesto en su conocida Epístola 106. Se comparta o no la idea, lo cierto es que todos estos elementos -incluido ese bosque primordial que sirve de entorno protector al santuario y a la vez le confiere un halo de secretismo y misterio- están presentes aquí, en Estivaliz, y son fáciles de vislumbrar.
Sería difícil señalar en qué época se establecieron aquí las primeras comunidades monacales, pero las referencias más antiguas, al parecer, datan del año 1074, cuando el conde de Estivaliz, Álvaro González de Guinea dota un altar bajo la advocación de San Millán. Posteriormente, en el año 1138, María López. sobrina de Diego López de Haro, señor de Vizcaya, dona la iglesia a la comunidad benedictina de Santa María la Real de Nájera; dependencia que se mantuvo hasta 1431, año en el que su patronato pasó a manos del conde de Salvatierra, que lo mantuvo hasta 1542, cuando se traspasó a la Orden de Santiago y posteriormente, en tiempos más modernos, al municipio de Vitoria.
No es de extrañar, por otra parte, que dadas las características y las diferencias de estilo que se observan en la construcción, los especialistas mantengan la existencia de varios talleres en épocas diferentes, siendo de los primeros, un taller de origen aragonés. Tampoco habría que descartar que parte de los materiales empleados, tuvieran su procedencia en otros templos cercanos venidos a menos, y hasta podría ser posible que algunos de ellos procedieran de la cercana iglesia de Argandoña.
La simbología desplegada, tanto en canecillos como capiteles, es rica y variada, prestándose a múltiples interpretaciones -de manera individual-, aunque impera -siquiera sea, hablando de manera colectiva- la introducción catecuménica de pasajes del Antiguo y el Nuevo Testamento, así como alusiones a la avaricia y la lujuria, sobre las que se podrían discutir, al menos, en lo referente a ésta última, pues no sería la primera vez que se identifican con tal, imágenes que en realidad corresponderían con alusiones a la figura primordial que mencionábamos al comienzo de la presente: la Gran Diosa Madre. Representación, eminentemente alusiva, que encontraríamos en otros lugares de la provincia, como podría ser la potada principal de la parroquial de Délica. Interesante de mención, es también la magnífica pila bautismal, la base de cuya copa muestra unos elaborados motivos foliáceos -posiblemente referente al mundo primordial y la Antigua Religión- sobre los que se elevan unos arcos románicos, no menos elaborados, que muestran diferentes imágenes, posiblemente alusivas al consiguiente periodo de evangelización del lugar. Algunas referencias, inducen a suponer que en algún momento situado entre los siglos XII-XIII, en los que se datan la construcción del templo, se dispuso de un claustro del que, actualmente, no queda vestigio alguno. Pero sea como sea, lo importante, en este caso, no es la construcción en sí -rica en detalles y no exenta de bellezas- sino el lugar donde se ubica y lo que realmente representa.


(1) Ean Begg: 'Las Vírgenes Negras. El gran misterio templario', Ediciones Martínez Roca, S.A., 1987, página 82.
(2) Recordemos la existencia de otro templo realmente interesante que se encuentra bajo la advocación de esta misma santa, la iglesia de Albendiego, en la provincia de Guadalajara.
(3) Adoradores de piedras.

2 comentarios:

KALMA dijo...

Qué puedo decirte ¡¡¡Me encanta!!! Como lo cuentas, tus fotos, tu vídeo y el sitio una maravilla del hombre y sobre todo de la naturaleza. Seguí el camino entre Argandoña y Estívaliz y siendo lineal ¡Me perdí! Un beso.
P.D. También me encanta la fotuca de Santa Cristina enclavada en un bosque tan mágico.

juancar347 dijo...

Hola, bruja. Es fácil perderse por lugares así. Cuando uno llega al aparcamiento (detalle práctico, pero que le resta parte de su encanto al lugar) es difícil vislumbrar el cenobio entre la tupida vegetación y los cruceros de piedra que lo circundan. Un lugar especial, donde mayor importancia que intentar interpretar el avieso mensaje de los constructores medievales, tiene la de mirar el entorno intentando hacerlo con los ojos del espíritu. Ese bosque, antiguo, primordial, habla por sí mismo, susurra con la cálida voz de la Madre Tierra a la que, no me cabe duda, se veneraba en edades remotas. Aún más impresionante, es el 'Mosteiro' de Santa Cristina de Ribas de Sil, ya que haces referencia a la foto de la portada. Lugares previamente señalizados por la sabiduría de los 'antiguos' y bien aprovechados por los sabios (que para ser justos, también los hubo) afines a la Nueva Religión. Son lugares que atraen, irremisiblemente, por su belleza, por su misterio, por su primigenia idiosincrasia. Y sobre todo, por la multitud de detalles que hace que una visita sea, después de todo, poco menos que una gota en el infinito mar.
Un abrazo