miércoles, 16 de diciembre de 2015

Feliz Navidad


Creo que el Románico era un Arte que utilizaba, como principal medio de expresión, el Lenguaje del Alma. Desde esa perspectiva arquetípica, creo también que ha llegado el momento de disfrutar del asueto propio de las fechas navideñas en las que cada vez estamos más inmersos y seguir cumpliendo, un año más, con esa tradición que, si bien no se puede considerar como románica, sí al menos se le emparenta, cuando hablando, así mismo, con el Lenguaje del Alma, se desea no sólo unas felices fiestas, sino también la mejor de las suertes del mundo para el nuevo año que llama a la puerta. Tal vez, como dice uno de esos populares villancicos, Románica se marche y no vuelva más. O quizás sí regrese, allá, por ese previsible y gélido mes de enero que espera impaciente a la vuelta de la esquina y cumpla, durante otro año, esa función completamente desinteresada y nada amiga de partidismos, de mostrar esas maravillas artístico-culturales que a todos nos aguardan, cualquiera que sea el camino que elijamos. Sea como sea, poco más se puede añadir: dicho esto, tan sólo me resta desearos una Feliz Navidad –o un Feliz Solsticio- y que, si la suerte nos da la espalda, que al menos la salud permanezca fiel a nuestro lado en este nuevo año 2016.

video

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días:
Me encanta leerte, que bien escribes, todo esto con el gran regalo del blog, donde la imaginación de los lectores se abre idealizando a la persona que está detrás de tan bellas palabras escritas, imagino, que en el trato directo tienes que ser lo más, un amor, una persona digna de conocer, ainsss el lenguaje del alma, del románico ¿No? por cierto, son 15 letras???
Feliz Navidad y próspero año nuevo mi peregrino ciberconocido.

juancar347 dijo...

Estimado/a anónimo/a: gracias por tu comentario. Siento diferir de tu opinión, pero este blog y su contenido no están ideados para idealizar a la persona que los escribe, sino para idealizar esos lugares que ésta visita y que, de manera acertada o errónea, intenta comentar, sugiriendo rutas, lugares, enigmas y misterios histórico-artísticos cuya esperanza es que medren en el ánimo del lector y le animen a viajar y sobre todo, a respetar y valorar tan rico e importante patrimonio. El autor, pues, aquí es lo de menos, puesto que simplemente se trata de una persona que no se diferencia de cualquier otra, con sus defectos y sus virtudes, con sus aciertos y sus errores, que tal vez no merezca la pena llegar a conocer en persona. Pero eso son otros quienes deben juzgarlo. Al hablar de lenguaje del alma, me refiero, básicamente, a los arquetipos, de los que creo que el románico está sobrado y que todos llevamos en los genes, independientemente de los tiempos, las modas y las nuevas visiones que, también bajo mi punto de vista, no hacen sino enmascarar y adaptar lo antiguo conocido. Yo también te deseo una Feliz Navidad y un próspero Año Nuevo.
Un abrazo