sábado, 29 de agosto de 2009

Escaño: Iglesia de San Salvador


Apenas un kilómetro y medio más allá de Escanduso, y todavía no recuperados del magnífico espectáculo de la diminuta iglesia románica de San Andrés, otro pueblecito, Escaño, nos aguarda, no sólo para alegrarnos la vista con la contemplación del templo considerado como el más antiguo de ésta parte de las Merindades -San Salvador- sino, también, para darnos otra muestra de la hospitalidad y la extroversión de sus gentes.


Posiblemente antes de llegar nosotros, Mariano estaba aplaciblemente dedicado a sus labores cotidianas, allá, en el huerto de su casa, situado a escasos metros de la orilla del río Nela. Como antaño la caballería mora, el tropel de románticos apasionados del románico que formamos, pronto hace que todas las miradas se centren en nosotros.

Al contrario que en Escanduso, en Escaño sí encontramos mozos de longeva edad, que abandonan temprano el calor del hogar para pasear por las calles de un pueblo cuyo corazón se encuentra partido en dos, atravesado por la carretera que continúa, sin menosprecio de otros pueblos y lugares de interés, hacia Puentedey y Ojo Guareña.
Es sobre un montículo que se eleva al pie mismo de la carretera, y de hecho, lo que primero atrae la mirada del viandante que venga en una u otra dirección, donde se levanta la mole fortificada de este antiquisimo templo, algunas de cuyas características, llaman poderosamente la atención.
En términos proporcionales, nos encontramos en ésta iglesia de San Salvador de Escaño, una historia moderna similar a a del pequeño templo románico de San Andrés, en Escanduso, que dice mucho del apego y devoción de estas gentes: el amor de unos vecinos preocupados por su patrimonio y la desidia generalizada e incomprensible de unas autoridades competentes, que en cuestión de respeto, restauración y conservación de monumentos, deja, desde luego, mucho que desear.
Sin duda necesitada de una reforma mucho más estructurada y técnica, es una verdadera pena cómo, aún con la mejor de las intenciones -detalle digno de alabanza, que nadie me mal interprete- las obras realizadas por los vecinos han traído, como consecuencia constatable, el cambio de lugar de buen número de elementos decorativos originales, incluída la piedra con la inscripcón fundacional o aquél otro capitel de un ventanal, convertido en la actualidad en base de sustento de una pequeña pila de agua bendita.



video

-

video

9 comentarios:

Syr dijo...

Efectuas dos apuntes que me llaman poderosamente la atencion, pues no en vano son cuestiones viejas que mantengo sin resolver. Una de ellas es la antiguedad de este templo, lo que hace pensar en todo un replanteamiento que pueda explicar y comprender su conexion con nucleos cercanos y poder establecer la interdependependencia que pueda relacionar a Escaño con el Camino de Santiago de forma que pueda captar la incidencia de haber sido el primer templo romanico de esa zona burgalesa.

El otro, es la explendida espadaña que luce. Clasicamenta asentada sobre el arco triunfal y provista de su husillo de acceso desde el interior del muro sur, hoy convertido en recamara de los acopios que el bueno de Mariano, con mas voluntad y pasion que medios, pone a reaudo cuando la ruina se ceba con elementos que antaño la decoraron ( y si no, fijaos en la pila benditera por el compuesta aprovechando un capitel desprendido).

Algun dia, amigo, habremos de volver. Le prometimos mandarle nuestro trabajo y a el le quedo pendiente la merienda en esa especie de buque en tierra, que con tanta franqueza nos ofrecio y la prisa no permitio.

Un abrazo

juancar347 dijo...

Hola, Syr. Aunque no parece mostrar signos evidentes de haber realizado una labor destacada en cuanto al paso de peregrinos -recuerda que casi todos los templos que visitamos, mostraban estas señales en forma de conchas y más de uno con el barquito lleno de peregrinos- es muy posible que fuera en su tiempo puntal en el camino. Como iglesia-fortaleza, supongo que debía de asegurar protección no sólo a los habitantes del pueblo, sino también a los peregrinos que desde allí se encaminaban a otros templos especialmente señalados. Es una lástima que muchas cosas no estén donde deban, incluída la piedra fundacional, puesta en vertical (vamos, de mala manera y seguramente fuera de sitio) en uno de los laterales de la nave. Como siempre, quedo atento a tus impresiones. Un abrazo

Syr dijo...

Pues tambien esa especie de mensulas que muestras en su boveda, anterior al abside, no son sino canecillos recolocados que, simbolizando pecados, no se ajustan al espacio en que permanecen expuestos y certifican la reutilizacion de elementos decorativos, seguramente, del exterior del templo. Pero como le dijo Mariano a aquel arquitecto que criticara la elevacion del tejado sobre la cornisa de Escanduso que con tanto esmero y esfuerzo el hizo, " haber estado usted aqui".

Precisamente esa es la cuestion que queria plantear, Juancar. ¿ Como puede levantarse esa "fortaleza" para proteccion de peregrinos, si las rutas subsidiarias del Camino derivaban hacia el valle de Mena, por Villasana y Valmaseda, y no por Villarcayo?.Eso es lo que plantea la cuestion de que lo logico seria que los templos de la zona respondieran a penetracion de influencias posteriores, pero cuando lees su placa fundacional, te surgen interrogantes.

Un abrazo

juancar347 dijo...

¡Uff, Syr, difícil pregunta me planteas!. Quizás haya que remontarse a los orígenes de Villarcayo para intentar encontrar una respuesta. Según he podido leer, existen varias teorías. A saber, la antiqisima costumbre de poner el nombre del dueño a la explotación agraria (Villa Arcadi, Villa Arcadius o Villa Arcadio) y también que el antiguo emplazamiento fue in fontem Arcayum, al lado de una fuente de nombre arcayo. Existe un documento fundacional en el monasterio de Oña, del año 1011, donde ya figura con este nombre. Aunque se supone que en su origen debió tratarse de pequeñas granjas situadas alrededor del manantial, a orillas del río Nela. A lo mejor por este motivo era lugar obligado, aunque fuera de ruta, para proveerse, descansar, etc. Recuerda por ejemplo, el caso de Eunate, en el Camino Jacobeo: está fuera del camino, propiamente hablando, pero los peregrinos se desvían ex-propósito. Además, aquí entra en juego otro nombre bastante peculiar y misterioso: Arcadia. La fuente, el manantial, puede referirse, también, a los antiguos celtas y sus ritos. Recuerda la apreciación de Rafael en Miñón, cn referencia a la iglesia de Nª Sª del Rosario: la piedra, la fuente, el árbol y la iglesia...
Ya me contarás. Un abrazo

Baruk dijo...

Esta iglesia tiene algo especial, esta muy apedazada pero su corazón sigue latiendo.

Me encantó, volvería ahora mismo a visitarla, nos faltó tiempo.

Tenemos que volver!

juancar347 dijo...

Tienes razón, Baruk. De hecho, creo que casi todas las iglesias que visitamos, mejor o peor conservadas y con las cosas más o menos en su sitio original, tienen algo especial. Independientemente de ello, y dejando aparte la pequeña iglesia de Escanduso, creo que las que más me impactaron fueron la de Siones y la de San Pantaleón de Losa. Pero estoy de acuerdo contigo: hemos de volver. De hecho, me quedé con las ganas de ver sitios como Ojo Guareña. Eso sí, ya le he echado el ojo.
Un abrazo

Alkaest dijo...

Dona Baruk me sorprende y me encanta sin proponérselo.
Me soprende con sus "palabros" y me encanta con ellos, porque aunque sean propios de "su diccionario personal", definen exactamente las cosas.
Este templo, dice que está "muy apedazado", y en ese vocablo se comprime una gran verdad. Está hecho con pedazos recompuestos, sacados de acá y de allá.
Pero a pesar de eso, creo reconocer en ellos el esquema de San Pedro de Tejada: nave y ábside, con cimborrio y husillo.
Respecto al "Camino Jacobeo", quizá entonces las rutas no fuesen tan riguorsas como hoy en día, quizá existiesen rutas que hoy se han olvidado, quizá...

Salud y fraternidad.

Rasman dijo...

Hola.
Solo decir algo en relación al comentario que se hace en la entrada, en donde dice que en Escanduso no reside nadie, o eso creo entender.
El año pasado (verano de 2008) estuve viendo aquella zona, y en Escanduso reside una señora durante los veranos, o eso creo recordar que dijo. Lo sé porque fue quien nos enseñó la pequeña iglesia de San Andrés. Solo eso, y decir que me resulta interesante este bolg.

Un saludo

juancar347 dijo...

Hola, Rasman, gracias por el comentario. En Escanduso, actualmente, viven tres vecinos, Jesús, el que nos enseñó la iglesia, su mujer y sus nietos, que estaban de vacaciones.
Saludos