miércoles, 27 de enero de 2010

Ojuel: Iglesia de San Pedro Apóstol

Es lo primero que llama la atención, a medida que uno se va acercando hasta ésta pequeña población, distante, aproximadamente, 15 kilómetros de Soria capital y 5 y 7 kilómetros, respectivamente, de Peroniel del Campo y Almenar: su iglesia, de reducidas dimensiones, advocada a la figura del apóstol Pablo.
De sus orígenes románicos conserva, con toda probabilidad, la pequeña espadaña, la portada, así como las series de canecillos que la circundan, la mayoría de ellos, completamente lisos.


video

4 comentarios:

KALMA dijo...

Hola Juan Carlos, unas imagenes muy bonito, de una iglesia sencilla, los canecillos, aunque hay uno con una pasta blanca, que no sé a quien se le ha ocurrido tan brillante idea. Un beso.

juancar347 dijo...

Hla, Kalma. Tienes razón, es una muestra de un románico sencillo, rural. Ese yeso o cemento (eres observadora) es de suponer que lo hicieron a instancias de los propios vecinos, ya que como puedes imaginarte, las rehabilitaciones 'en serio' promovidas por Juntas y Ayuntamientos, por desgracia se refieren a monumentos de más envergadura o que atraen más la atención del visitante y por lo tanto, el turismo. Con esto pasa igual que con las personas: tanto tienes, tanto vales. A pesar de todo, en este caso, yo no les juzgaría demasiado severamente. Un abrazo

Iconos dijo...

Buenos días: a mí me llama la atención, además de su sencillez, su emplazamiento. Ahora, junto a la carretera, en el pasado, seguramente junto a un camino por el que transitaban carros y carreteros. El entorno se transformó mientras ella se mantuvo. Todo pasa y todo queda...¿Crees que la espadaña es románica?. Un abrazo.

juancar347 dijo...

Hola, Iconos. Posiblemente la espadaña sea posterior, habiéndose reutilizado la original. En cuanto a tu apreciación, es bastante correcta. Imagínate ese camino, sin asfaltar y sin coches, por donde antaño pasaban numerosos peregrinos que venían del cercano santuario de la Virgen de la Llana, dirigiéndose a Soria y de allí a Burgos...Un abrazo