martes, 20 de enero de 2015

San Pedro de Bealo


De planta muy similar a la de San Pedro de Tállara -tanto que es difícil no plantearse la curiosa hipótesis de las iglesias gemelas- y como ésta, muy reformada y con idéntica advocación, aproximadamente ocho kilómetros más adelante y adentrados en el concejo de Boiro, se encuentra la iglesia de San Pedro de Bealo. También, como en el caso de Tállara, tiene anexo el cementerio del pueblo y dentro de la modernidad de la mayoría de sepulturas que éste alberga, se recomienda que el posible visitante se fije en alguna de las más antiguas, donde observará ciertos elementos simbólicos, que sin duda, le llamarán la atención.
El templo de Bealo, tiene igualmente adosada la torre a un lateral de la fachada principal, orientada al poniente, aunque, a diferencia de su templo homólogo de Támara, ésta se localiza a la izquierda –teóricamente, sería la derecha- según el observador se sitúa enfrente. No obstante y como en el caso de Tállara, la parte superior contiene, así mismo, ese remate de reminiscencias bizantinas con forma de templete, que caracteriza a una infinidad de templos gallegos, hasta el punto de poder considerarse poco menos que una constante. Probablemente reformada en siglos como el XVII o el XVIII, donde los gustos arquitectónicos del momento derribaban sin ningún pudor lo que se suponía era la ingenua y obsoleta moda de los antiguos y a la que se tenía poca apreciación, su tímpano original se vio sustituido por una hornacina practicada en el centro, que alberga una imagen de San Pedro, el santo titular. Por encima de éste, y rompiendo todos los esquemas originales, un moderno ventanuco hace que el visitante sienta cierta nostalgia del pasado, echando en falta los maravillosos rosetones que embellecían las arquitecturas anteriores, sin desmerecer, por supuesto, el detalle –también común a muchos templos- de la forma original de pentágono por el que se accede al templo, símbolo que, aparte de otros numerosos usos y connotaciones simbólicos, se encuentra estrechamente asociado a la figura mariana de Nuestra Señora. Una figura, que también se reproduce, en piedra, y hemos de situar en otra hornacina situada en la fachada norte.
Sobreviven, tanto el ábside cuadrado y de aspecto prerrománico como en el lateral sur, algunos canecillos de la fábrica original, en los que se advierten, a pesar del deterioro, típicas cabezas animales, alguna forma geométrica e incluso instrumentos musicales, como aquél con forma de pequeño barril.

A las afueras de Bealo,  y situado en un pequeño seto con forma de rotonda pegado a otra carretera comarcal, hay un antiguo crucero de piedra, así como un cartel que dirige al visitante hacia una de las tradiciones capillas montesinas o capelas, y un petroglifo, recordándole, de paso, algo que debe de tener muy en mente durante su visita: que se encuentra en una zona rica en elementos megalíticos.

video




No hay comentarios: