lunes, 28 de septiembre de 2009

Tesoros ocultos: la pintura románica

No cabe duda de que la peste, cuando asoló Europa, mermando considerablemente su población, nos privó, también, de auténticas obras de arte, auténticos tesoros, que solían decorar, magistralmente, ábsides y paredes de templos con una estética y pedagógica razón de ser.

Muchas de estas pinturas, permanecen incógnitas bajo varias capas de cal, esperando que la casualidad, disfrazada bajo la apariencia de obras de reforma, las saque definitivamente a la luz, liberándolas de un olvido de siglos. Otras, seguramente más afortunadas, se han visto en parte liberadas de este olvido, no obstante -¡homo irae!- para continuar languideciendo, sin que su existencia altere para nada los planes de restauración y conservación de unos organismos oficiales que parecen obviar que los impuestos que con tanta saña nos aplican y engrosan sus arcas, son, también, para que no se olviden precisamente del cometido de su competencia. Y en ese cometido, quedan incluidos esa gran cantidad de comunidades rurales que, conscientes o no de los tesoros que guardan, mantienen alrededor de sus casas, un enorme tesoro patrimonial que, visible u oculto, bien merece una buena atención.

Causa espanto, cuando no vergüenza ajena, ver como el descubrimiento de este tipo de pinturas no parece afectar en absoluto a las decisiones de estos supuestos conservadores, y mucho peor, comprobar cómo, después de su fortuito descubrimiento, muchas de ellas se dejan echar a perder.


video

14 comentarios:

KALMA dijo...

¡¡¡¡Maravilloso!!!! Los ocres de la pintura románica, un color casi "sangre", tesoros que duermen tras muchas capas de cal y de despertar, los dejan olvidados.
Las únicas que he visto "intactas" es en el Panteón de los Reyes, en San Isidoro (León), debe de ser que un panteón, íntimo, pequeño,... no se presta como hospital de campaña. Preciosa y la música ... Un abrazo y buenos días.

juancar347 dijo...

De hecho, la sangre era uno de sus componentes, de ahí el peligro que conllevaban en las epidemias. Pero sí, es una auténtica lástima ver como se dejan deteriorar, observar que una vez descubiertas, aunque sea de casualidad, se olvidan y se dejan morir. En fin, esperemos que haya alguien con el suficiente juicio como para intentar hacer algo al respecto. Y cuando digo, alguien, me refiero a alguien que tenga capacidad de hacerlo. Para variar. Un abrazo

Iconos dijo...

Me rindo a tus pies, Juancar. Las pinturas que incluyes en el video me han puesto la carne de gallina, ayudada por la música de Gladiator. Un montaje perfecto. Esta es la parte positiva de mi comentario. La negativa coincide con la valoración que haces en tu entrada. Me quedo desolada cuando, habiendo sido descubiertas, muchas pinturas medievales sucumben al paso del tiempo. "Dejarles morir".. dices exactamente. Esa es la frase, dejarles morir cuando se sabe que se les podía haber salvado. Ni el hombre más cruel lo haría con su peor enemigo. Un abrazo.

juancar347 dijo...

No exageres, Iconos, que me lo puedo llegar a creer y eso no es bueno. El montaje se hace así mismo, su belleza, su colorido, su expresividad son motivos suficientes para que cualquier montaje, por chapuza que sea, brille un poco. Pero la cuestión es esa: la poca valoración que de muchos de estos tesoros se tiene; se descubren casualmente, y muchos se vuelven a tapar, otros se dejan tal cual, como digo, morir por segunda vez y a nadie (excepto a los cuatro parroquianos que se enorgullecen de su iglesia) parece preocupar. Imagínate lo que sería descubrir la secuencia completa y restaurarla...No me lo puedo ni imaginar. Pero en fin, a ver si hablando y denunciando, se va consiguiendo algo. Un abrazo

Iconos dijo...

Descubrir la secuencia completa, eso sí que es un sueño....

juancar347 dijo...

Y tanto. Pero imagínate si cuando se descubrieran casualmente unos indicios, Patrimonio tomara cartas en el asunto, enviara expertos hy restauradores...Aparte de las maravillas que volverían a quedar a la vista, cuánto no se podría aprender. Pero en fin, no es más que una utopía...

Alkaest dijo...

No os dejéis engañar, la peste no asoló Europa, continúa asolándola.
Una "peste" mutada, de otras características, pero tan dañina como aquella.
Acusan a la Edad Media de oscura, inculta, salvaje y brutal. Sin darse cuenta que muy poco ha cambiado, tan solo la tecnología.
El espíritu humano sigue igual, hay unas pocas mentes lúcidas, muchas confusas y desorientadas, y otras pocas ávidas de explotar a sus semejantes.
Y mejor será, no marear la perdiz de las "restauraciones"...

Por lo demás, una interesante entrada. Igual te copio un día de éstos, que debo tener por ahí, oxidándose, algunas diapositivas de "pinturillas".

Salud y fraternidad.

juancar347 dijo...

Pues ya estás tardando en sacarlas, que sabes que al menos en este tema, aquí tienes tres admiradores fijos. Y como dijera por ahí algún filósofo, en realidad no hay nada nuevo bajo el sol. Eso sí, tenemos, posiblemente, además de tecnología, más prepotencia a la hora de juzgar otros tiempos y otras culturas. Un abrazo

Iconos dijo...

Nada que añadir. Totalmente de acuerdo. Somos unos prepotentes. Alkaest, rescata "pinturillas". Un abrazo a los dos (uno para cada uno, tampoco hace falta ser tacaña).

juancar347 dijo...

Gracias, por la parte que me toca. Y ya sabes, Alkaest, sigue el consejo.

Alkaest dijo...

Vale, si las diapositivas no se han autodestruido, como ya empieza a suceder con algunas, veré de someterlas a un "tratamiento de choque", con "fotochós" o similares, y saldrán a plaza no tardando mucho... unicamente, el tiempo que me resten mis "compromisos sociales".

Salud y fraternidad.

Baruk dijo...

Pero vosotros aún creeis en los reyes magos?..digo, en las restauraciones??...Ay! angelitos!

juancar347 dijo...

En las restauraciones, poco, la verdad. Ahora, en los Reyes Magos...¡ya te lo diré el próximo 6 de enero!

juancar347 dijo...

Bueno, Alkaest, que sepas que confiamos en tu habilidad científica y esperamos esas fotografías. Si te ves muy apurado, dile a Marcya que te eche una mano, que es por una buena causa. Un abrazo